Natalia Contigiani || Odontología

Carillas

Actualmente gracias a las nuevas tecnologías en materiales dentales y a las técnicas que requieren un mínimo desgaste dentario; podemos lograr estética natural y duradera.

Las carillas son delgadas láminas de porcelana (de aproximadamente 0.5 mm de espesor) que se adhieren a la cara anterior de los dientes a través de un cemento especial. Se usan fundamentalmente para solucionar alteraciones del color de los dientes que no pueden resolverse mediante el blanqueamiento convencional. También se usan para cambiar la forma, el tamaño y la posición. Con las carillas pueden alargarse los dientes y también disminuir o cerrar los espacios entre ellos (diastemas). Una vez cementadas, el paciente puede comer con total normalidad ya que tienen gran resistencia y capacidad de adhesión. Los cuidados posteriores son exactamente iguales que para los dientes naturales, no se requiere ningún cuidado especial. Los incisivos superiores determinan en gran medida la estética facial ya que son los protagonistas de la sonrisa. Muchas personas tienen algún tipo de alteración justamente en estos dientes, (manchas, restauraciones defectuosas, dientes pequeños, etc) lo que produce un “efecto antiestético generalizado” que en realidad es fácil y simple de solucionar, ya que con la intervención de 1 ó 2 piezas dentarias se mejora radicalmente la sonrisa y se devuelve la armonía. El método convencional para la realización de las carillas lleva aproximadamente 3 sesiones.
Casos Clínicos:









COMPARTIR